POLÍTICA DE PROTECCIÓN DE DATOS

Esta es la política de protección de datos de Ida Quintana Giralt, titular de La Maràndula. Hace referencia a los datos que trata en el ejercicio de sus actividades comerciales dando cumplimiento al Reglamento General de Protección de Datos (Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 27 de abril de 2016).

¿Quién es el responsable del tratamiento de los datos personales?

El responsable del tratamiento de los datos personales es Ida Quintana Giralt, titular de La Maràndula (en adelante La Maràndula), con NIF 47633025W, domicilio fiscal en la calle Narcís Junqueras, 9, bajos de Amer (CP 17170 ), teléfono 621259804, dirección electrónica lamarandula@lamarandula.com y sitio web www.lamarandula.com.

¿Con qué finalidad tratamos los datos?

En La Maràndula tratamos los datos personales para las siguientes finalidades:

Contacto.

Atender las consultas de las personas que contactan con nosotros telefónicamente, mediante correo electrónico o de formularios de contacto de nuestra página web. Los utilizamos únicamente para esta finalidad.

Gestión de los datos de nuestros clientes.

Registrar los nuevos clientes y los datos adicionales que se puedan generar como resultado de la relación comercial con los clientes. En el proceso de compra se piden los datos imprescindibles, entre las que deben figurar datos bancarios (número de cuenta corriente o de tarjeta de crédito) que serán comunicados a entidades bancarias que gestionan el cobro (únicamente los pueden utilizar con este fin). La relación comercial conlleva otros tratamientos, como incorporar los datos a la contabilidad, la facturación, información a la administración tributaria o envío de información relacionada con la relación comercial.

Otra información de nuestros productos.

Con la autorización explícita de los interesados, se utilizan datos personales para enviar publicidad relacionada con nuestros productos, información de carácter general o específica de acuerdo con sus intereses. Esta información se hace llegar a quien, a pesar de no haber sido cliente, nos lo pide o lo acepta llenando nuestros formularios.

Gestión de los datos de nuestros proveedores.

Registramos y tratamos los datos de los proveedores de quien obtenemos servicios o bienes. Pueden ser los datos de personas que actúan como autónomos y también datos de representantes de personas jurídicas. Obtenemos los datos imprescindibles para mantener la relación comercial, los destinamos únicamente a este fin y hacemos el uso propio de esta clase de relación.

¿Cuál es la legitimación legal para el tratamiento de los datos?

Los tratamientos de datos que llevamos a cabo tienen diferentes fundamentos legales, según la naturaleza de cada tratamiento:

En cumplimiento de una relación precontractual. Caso de los datos de posibles clientes o proveedores con los que tenemos relaciones previas a la formalización de una relación contractual, como la elaboración o el estudio de presupuestos. Es también el caso del tratamiento de datos de personas que nos han hecho llegar sus curriculum vitae.

En cumplimiento de una relación contractual. Caso de las relaciones con nuestros clientes y proveedores y todas las actuaciones y usos que estas relaciones conllevan.

En cumplimiento de obligaciones legales. Las comunicaciones de datos a la administración tributaria viene establecida por normas reguladoras de las relaciones comerciales. Puede producirse el caso de tener que comunicar datos a órganos judiciales o en cuerpos y fuerzas de seguridad también en cumplimiento de normas legales que obligan a colaborar con estos estamentos públicos.

En base al consentimiento. Cuando hacemos envíos de información de nuestros productos tratamos los datos de contacto de los receptores con su autorización o consentimiento explícito.

¿A quién se comunican los datos?

Como criterio general únicamente comunicamos datos a administraciones o poderes públicos y siempre en cumplimientos de obligaciones legales. En la emisión de facturas a clientes los datos se pueden comunicar a entidades bancarias. En casos justificados comunicaremos los datos a los cuerpos y fuerzas de seguridad o los órganos judiciales competentes. No se hacen transferencias de datos fuera del ámbito de la Unión Europea (transferencia internacional).

¿Cuánto tiempo conservamos los datos?

Cumplimos la obligación legal de limitar al máximo el plazo de conservación de los datos. Por este motivo se conservan sólo el tiempo necesario y justificado por la finalidad que motivó la obtención. En determinados casos, como los datos que figuran en la documentación contable y la facturación, la normativa fiscal obliga a conservarlas hasta que no prescriban las responsabilidades en esta materia. En el caso de los datos que se tratan en base al consentimiento de la persona interesada, se conservan hasta que esta persona no revoca este consentimiento.

¿Qué derechos tienen las personas en relación a los datos que tratamos?

Tal como prevé el Reglamento general de protección de datos, las personas de quienes tratamos datos tienen los siguientes derechos:

A saber si se tratan. Cualquier persona tiene, en primer lugar, derecho a saber si nosotros tratamos sus datos, con independencia de si ha existido una relación previa.

A ser informado en la recogida. Cuando los datos personales se obtienen del propio interesado, en el momento de proporcionarles las debe tener información clara de las finalidades a las que se destinarán, de quién será el responsable del tratamiento y del resto de aspectos derivados de este tratamiento.

A acceder. Derecho muy amplio que incluye el de saber con precisión qué datos personales son objeto de tratamiento, cuál es la finalidad para la que se tratan, las comunicaciones a otras personas que se harán (en su caso) o el derecho a obtenerlo copia oa saber el plazo previsto de conservación.

A pedir su rectificación. Es el derecho a hacer rectificar los datos inexactos que sean objeto de tratamiento por parte nuestra.

A pedir su supresión. En determinadas circunstancias existe el derecho a pedir la supresión de los datos cuando, entre otros motivos, ya no sean necesarias para los fines para los que fueron recogidos y justificaron el tratamiento.

Pedir la limitación del tratamiento. También en determinadas circunstancias se reconoce el derecho a pedir la limitación del tratamiento de los datos. En este caso dejarán de ser tratadas y sólo se conservarán para el ejercicio o la defensa de reclamaciones, de acuerdo con el Reglamento General de Protección de Datos.

En la portabilidad. En los casos previstos en la normativa se reconoce el derecho a obtener los datos personales propios en un formato estructurado de uso común legible por máquina, y transmitirlas a otro responsable del tratamiento si así lo decide la persona interesada.

A oponerse al tratamiento. Una persona puede aducir motivos relacionados con su situación particular, motivos que comportarán que dejen de tratarse sus datos en el grado o medida que pueda suponer un perjuicio, excepto por motivos legítimos o el ejercicio o defensa ante reclamaciones.

A no recibir información comercial. Atenderemos inmediatamente las peticiones de no seguir enviando información comercial a las personas que previamente nos lo hubieran autorizado.

¿Como se pueden ejercer o defender los derechos?

Los derechos que acabamos de enumerar pueden ejercerse dirigiendo una solicitud escrita a Ida Quintana Giralt, titular de La Maràndula, a la dirección postal Calle Narcís Jonqueras, 9, bajos de Amer (CP 17170), o bien enviando un correo electrónico a lamarandula@lamarandula.com indicando en todos los casos "Protección de datos personales".

Si no se ha obtenido respuesta satisfactoria en el ejercicio de los derechos es posible presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, por medio de los formularios u otros canales accesibles desde su página www.aepd.es.